Vuelve al cole: 5 consejos fundamentales para estudiar mientras trabajas

Septiembre tiene mala fama, y con razón: nos trae el fin del verano, el fin a quince horas de luz por día y –lo peor de todo- el fin de las vacaciones. Nos lleva de vuelta a las obligaciones y a repartirnos entre todas las rutinas que habíamos olvidado en verano, por lo que no es de extrañar que estos treinta primeros días de curso nos pesen como si fueran sesenta.

Pero nuestra actitud ante esta vuelta a la rutina es fundamental. Sí, se acaba la época estival, pero el otoño no está tan mal, ¿no?; anochecerá antes, pero dejaremos de vivir pegados al aire acondicionado; y en cuanto a las vacaciones… Digamos que septiembre nos hace valorarlas más que cuando las estamos disfrutando.

¿Por qué no verlo como una oportunidad? Desde Activa queremos animaros a tomar este inicio de curso como el comienzo de un año académico que os incluya a todos: a vuestros hijos y también a vosotros. Es el momento de alcanzar esa meta que aparcasteis hace tiempo, de terminar ese curso que dejasteis a medias, o de conseguir esa certificación de inglés que tanta falta os hace. Para conseguirlo, recordad seguir estos consejos:

Seleccionad un objetivo

Escribid una lista de los objetivos que queréis conseguir. ¿La tenéis? Ahora, descartad los que no tengan que ver con aprender algo nuevo. ¿Ya? De los que os han quedado, ¿cuál pondríais primero?

No es una decisión fácil, pero es la primera de muchas que vais a tener que tomar, y será la que tenga más influencia sobre las demás. Tened paciencia: es mejor dedicar tiempo a elegir el camino a seguir que tener que dar la vuelta a mitad del recorrido.

Definid prioridades y metas realistas

Puede que, una vez claro vuestro objetivo, tengáis motivación suficiente como para alcanzarlo en un solo día. Si os dejáis llevar por esta impresión, lo más probable es que os agotéis antes de lo esperado (lo que se conoce como burnout).

En lugar de eso, dividid el recorrido en incrementos razonables y a corto plazo: si conseguís pequeñas victorias en períodos relativamente cortos, vuestra motivación se mantendrá estable a lo largo del tiempo, dándoos el empuje suficiente para llegar hasta el final.

Además, no olvidéis recompensaros cuando logréis esos objetivos, y tomad descansos cuando lo necesitéis: es indispensable mantener un equilibrio entre trabajo, familia y estudios para conseguir mantener vuestro nivel de compromiso hasta el final.

Diseñad vuestro propio horario

¿Cómo utilizáis el tiempo en vuestro día a día? Tomaos un rato para ver en qué aprovecháis las horas actualmente: así podréis decidir cómo reorganizar vuestra jornada para encontrar encaje al tiempo de estudio que queréis incluir.

Y lo más importante: una vez tengáis un horario (repartiendo equitativamente las facetas de vuestra vida diaria, e incluyendo tiempo de ocio) seguidlo a rajatabla y se convertirá en una de vuestras mejores herramientas.

Encontrad una red de apoyo

En ocasiones, lo más difícil a la hora de volver a estudiar es saber si estáis yendo por el buen camino. Aunque planeéis y analicéis cada paso, es posible que tengáis dudas; por eso, es muy recomendable compartir vuestra experiencia con quienes os rodean.

Vuestra familia, amigos y compañeros de trabajo os pueden dar nuevas perspectivas sobre las decisiones que tomáis, así como diferentes opiniones que os ayudarán a cuestionar vuestras elecciones. Además, es beneficioso compartir los obstáculos que encontráis con personas de vuestra confianza, ya que nunca está de más escuchar ideas nuevas.

Aprovechad las herramientas online

Hay muchos motivos para elegir la formación online, y van más allá de facilitar el equilibrio entre familia, trabajo y estudios, por ejemplo:

  • Autonomía. Avanzaréis cuando lo decidáis, de acuerdo a las dificultades que vayáis encontrando (que solucionaréis a vuestro ritmo y solo cuando os sintáis capacitados).

  • Flexibilidad. Esto os ayudará a seguir muchos de los consejos dados hasta ahora: podréis cumplir los horarios que os pongáis, os ayudará a mantener vuestras prioridades claras, y tendréis siempre en mente las metas que os hayáis marcado.

  • Economía. Si estudiáis desde casa, ahorraréis tiempo y dinero, y conseguiréis vuestros objetivos igualmente.

  • Proximidad. Con el aprendizaje online, no necesitáis tener en cuenta factores como la distancia al centro de estudios, o el acceso a los recursos necesarios para conseguir vuestros objetivos, ya que todo está a un clic de distancia.

  • Comodidad. La realidad del aprendizaje online es que, hoy por hoy, se relaciona con motivos que nos impiden aprender de forma presencial. Precisamente por esto, los cursos online siempre ofrecen un entorno en el que los alumnos se sienten cómodos aprendiendo, atendiendo a sus necesidades reales.

Desde Activa te ofrecemos no solo una amplia oferta presencial en centros escolares, sino también un campus online (tanto para jóvenes como para adultos) en el que podrás poner en práctica todos estos consejos, desde la comodidad de tu casa y con la garantía de calidad que solo nuestra experiencia puede darte.

Activa Online te lo pone fácil, ¿te apuntas?

#VueltaAlCole #NosGustaEducar

Comparteix en:

També et pot interessar: